Logo-TennisLife

Los asesinos en serie son sin duda una de nuestras más oscuras fascinaciones. Mientras que los asesinos en serie hombres a menudo eligen como víctimas a personas extrañas, las asesinas en serie son más selectivas. Sus métodos son a menudo mucho más sutiles, lo que los hace mucho más difíciles de atrapar. Muchas han matado a sus maridos, hijos, parientes e incluso a familias enteras. Echa un vistazo a algunas de las asesinas en serie más perturbadas de la historia.

Elizabeth Báthory "Condesa de sangre"

Conocida como "La condesa de sangre" y considerada a menudo como una de las primeras presuntas vampiros de la historia, la condesa Elizabeth Bathory era famosa por torturar y asesinar a sirvientas y campesinas en su castillo húngaro. Para mantenerla feliz, supuestamente su esposo le construyó una cámara de tortura donde mató a innumerables mujeres jóvenes. Las secuestraba en aldeas vecinas y las atrapaba en su castillo, donde les arrancaba trozos de sus cuerpos, les clavaba alfileres y agujas debajo de las uñas y bebía su sangre con la creencia de que la mantendría joven. Se dice que incluso obligó a una niña a cocinar y comer su propia carne.

Como su familia dirigía el gobierno local, sus crímenes fueron ignorados por años. Después de la muerte de su esposo, su violencia solo aumentó, volviéndose cada vez más sádica. Cuando finalmente Bathory desvió su atención de las jóvenes pobres de Hungría a las mujeres nobles, el rey intervino. Fue llevada a juicio por 80 cargos de asesinato en 1611 y encerrada en una habitación de un castillo hasta su muerte en 1614.

Vera Renczi

Vera Renczi era una mujer rumana rica que mató a todos sus amantes, manteniéndolos en ataúdes en su sótano en la década de 1920. Era una mujer increíblemente bella que temía que los hombres la abandonaran o le fueran infieles, los envenenaba con arsénico y luego guardaba sus cuerpos en el sótano, alegando que los hombres muertos nunca la abandonarían.

Eventualmente, la esposa de uno de sus amantes siguió a su esposo a la casa de Renczi y fue testigo del asesinato de su marido. Cuando llamó a la policía, la investigación reveló un sótano con 32 ataúdes dentro. Renczi confesó haber matado a sus amantes, a sus dos maridos e incluso a su propio hijo, que intentó chantajearla después de descubrir lo que había en su sótano.

Jane Toppan "ángel asesino"

Jane Toppan nació en 1857. Tuvo una infancia trágica y empobrecida bajo el cuidado de su padre alcohólico después de que su madre murió. Era una enfermera sádica que manipuló los informes del hospital, le gustaba experimentar con morfina y atropina en sus pacientes. Después de administrarles una dosis letal de drogas, ella se sentaba con sus pacientes y los observaba hasta que morían. En 1931, Jane Toppan confesó 31 asesinatos y fue declarada inocente por demencia. El "ángel asesino" afirmó que su objetivo era "haber matado a más personas indefensas, que cualquier otro hombre o mujer que haya vivido alguna vez".

Enriqueta Martí "La Vampira de Raval"

A principios del siglo XX, el Raval era la zona urbana más densamente poblada de Europa y hogar de la asesina en serie más famosa de España; Enriqueta Martí alias 'La Vampira de la calle Ponent', 'La Vampira de Barcelona' o 'La Vampira del Raval'.

Enriqueta afirmaba ser capaz de curar la tuberculosis y otras enfermedades incurables usando hechizos, pociones y ungüentos hechos con la sangre, la carne y los huesos de los niños secuestrados que rutinariamente asesinaba. También dirigía un burdel que se especializaba en el suministro de prostitutas infantiles a clientes adinerados.

No está claro cuántos niños secuestró y mató durante los veinte años que estuvo en libertad. Cuando finalmente fue arrestada en 1912, la policía encontró los restos de algunas de sus víctimas en su casa de la calle Ponent. A pesar de la protesta generalizada del público, Enriqueta Martí nunca fue enjuiciada por sus crímenes. Después de su arresto ella pasó quince meses en la prisión Reina Amalia antes de ser golpeada hasta la muerte por otros reclusos.


Las envenenadoras de Nagyrév ó "Creadoras de Ángeles"

Nagyrev es una pequeña población del centro de Hungría, situada a unos 150 km al sureste de Budapest. En 1911 llegó Julia Fazekas, quien era conocida por realizar abortos ilegales antes del comienzo de la Primera Guerra Mundial. Una vez que comenzó la guerra, los hombres fueron enviados a luchar y la ciudad fue invadida por campos de prisioneros de guerra. Muchas de las mujeres comenzaron a tener relaciones amorosas con soldados extranjeros.

Cuando sus maridos regresaron, hubo problemas. Como el divorcio y el aborto eran ilegales en Hungría, Fazekas resolvió el conflicto vendiendo a estas mujeres mermeladas y jaleas contaminadas con arsénico para alimentar a sus maridos. Nagyrév se hizo conocido como el 'Distrito Asesinato', con al menos 50 mujeres consideradas envenenadoras. Más de 300 personas murieron debido a Fazekas y sus mercancías a lo largo de la década de 1920 antes de que las autoridades la detuvieran.


Darya Nikolayevna Saltykova

Nadie está seguro de cuántas personas mató esta aristócrata rusa, pero se estima que son más de cien. Entre 1757 y 1764, ella mató a docenas y docenas de sus sirvientes, torturando a muchos de ellos hasta la muerte. La mayoría de sus víctimas eran mujeres. La gente se quejó de las muchas muertes horribles en su propiedad durante años, solo para ser ignorados por completo o castigados por hablar en contra de la noble.

Finalmente, los familiares de las víctimas hicieron una petición a Catalina la Grande. Saltykova fue sentenciada a un juicio en Moscú con un letrero alrededor del cuello que decía "Esta mujer ha torturado y asesinado" y luego fue encarcelada en el sótano de un convento hasta su muerte. Si bien fue acusada oficialmente por la muerte de 38 personas, una investigación descubrió cerca de 140 muertes sospechosas en la propiedad.

Dorothea Puente "La abuela asesina" y su "Casa de la Muerte"

Dorothea Puente nació nació el 9 de enero de 1929 en California. En los años 50 fue a la cárcel por primera vez, seis meses por falsificar cheques. En 1960 volvería a la cárcel durante 90 días por administrar un burdel. Años más tarde obtuvo su apodo espeluznante debido a los crímenes sin corazón que llevó a cabo en su pensión de Sacramento, California. Su motivo: dinero. En el transcurso de seis años, Puente envenenó con su medicación a numerosos pensionistas ancianos y con discapacidad mental para recoger sus cheques de Seguridad Social. En algunos casos, enterraba los cuerpos o los hacía desaparecer en un río cercano para que nadie los pudiera descubrir. Condenada a cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional el 11 de diciembre de 1993. Murió en prisión el 27 de marzo de 2011.

Aileen Wuornos "Monster"

De niña fue abusada sexualmente y expulsada de su hogar cuando era adolescente, Aileen Wuornos trabajó como prostituta en las carreteras de la Florida durante décadas. Entre 1989 y 1990, Aileen Wuornos asesinó a siete hombres. Su famosa matanza terminó en la pantalla grande con la película "Monster". Aileen se sostuvo a sí misma y a su amante Tyria, a través de la prostitución. Ella aseguró que sus asesinatos se llevaron a cabo en defensa propia contra hombres que intentaban violarla, pero la corte afirmó que los cuerpos llenos de balas contaban una historia diferente. Ella fue ejecutada por el estado de Florida por inyección letal en 2002.

Nannie Doss "La abuelita Risueña"

Nannie Doss (nacida Nancy Hazel y conocida como "La abuelita risueña") mató a casi una docena de personas entre 1920 y 1954. Esta mujer alegre y aparentemente dulce era una viuda negra que mató en el sur y el medio oeste de Estados Unidos. Ella envenenó a cuatro de sus maridos para cobrar el dinero del seguro, así como a su hermana, a su nieto, a su suegra y a su madre. El veneno de elección de Nannie fue el arsénico. Se declaró culpable en 1955 y murió de leucemia en la sala de hospital de la Penitenciaría del Estado de Oklahoma el 2 de junio de 1965.

Miyuki Ishikawa "La partera del demonio"

Esta partera japonesa y asesina en serie puede haber terminado con 169 vidas, dándole la mayor cantidad de víctimas de cualquier asesino en serie en Japón hasta la fecha. Como directora del hospital de maternidad Kotobuki en Japón en la década de 1940, Miyuki vio que muchas parejas estaban teniendo hijos que no podían costear y que los recursos de beneficencia eran escasos. En base a esto, ella decidió que sería mejor que los bebés fueran asesinados.

Por negligencia, Miyuki mató a más de 100 bebés. Otras parteras en el hospital sabían de la práctica, pero el gobierno local no hizo nada para detenerla. Mientras que muchas enfermeras abandonaron el hospital con disgusto, Miyuki solicitó la ayuda de su esposo para estafar a los padres de los bebés muertos. Harían certificados de defunción falsos y luego extorsionarían a los padres, diciéndoles que sería más barato pagarles que criar al bebé. Se encontraron casi un centenar de cadáveres infantiles después de una búsqueda en toda la ciudad. En última instancia, solo fue sentenciada a ocho años de cárcel y esto se redujo a la mitad a través de una apelación.

Juana Barraza "La mata viejitas"

La mexicana Juana Barraza Samperio, era la "Dama del Silencio" cuando se dedicaba a la lucha libre. Se hizo conocida como "La Mataviejitas" por la muerte de 17 mujeres mayores y probablemente más. Barraza tuvo una infancia problemática y una madre alcohólica que permitió que un hombre la violara a cambio de cerveza. El profundo resentimiento de Barraza hacia su madre resultó en los brutales asesinatos de ancianas solitarias, a quienes también robó. Hoy está cumpliendo una sentencia de 759 años en prisión.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2020

Diseño y Desarrollo por Sinfoni