HomeEditorialesHalloween o Día de Muertos…celébralo con responsabilidad

Halloween o Día de Muertos…celébralo con responsabilidad

Halloween o Día de Muertos…celébralo con responsabilidad

Son celebraciones cuyo origen y significado son muy distintos, sin embargo al tratarse de fechas muy cercanas es común confundirlas, al fin y al cabo son motivos de reunión y de fiesta… algo que caracteriza a los mexicanos.

Halloween o Noche de brujas es una celebración pagana. Los antiguos celtas realizaban una ceremonia para conmemorar el final de la cosecha, lo cual ocurría a finales de octubre y se bautizó como Samhain (final del verano), ya que así se despedían de Lugh, dios del Sol.

Esta festividad marcaba el momento en que los días se hacían más cortos y las noches más largas. Los celtas creían que en Samhain los espíritus de los muertos regresaban a visitar el mundo de los vivos. El año céltico concluía el 31 de octubre que marcaba el fin del verano y la caída de las hojas significaba el fin de la muerte o iniciación de una nueva vida.

La costumbre era dejar comida y dulces afuera de sus casas como ofrenda y se encendían velas para ayudar a las almas de los muertos a encontrar el camino hacia la luz y descanso junto a Lugh.

Con el esplendor del catolicismo, en países anglosajones a dicha fiesta se le comenzó a llamar “Víspera de Todos los Santos” que en inglés significa “All Hallow´s Eve”, de ahí nació la palabra “Halloween”.

Día de Muertos es una celebración de origen prehispánico que se conmemora los días 1 y 2 de noviembre en México y varios países. Tras la llegada de los españoles se vinculó a las celebraciones católicas del Día de los Fieles Difuntos y Todos los Santos.

Antes de la Conquista, el concepto de las culturas mesoamericanas sobre la muerte estaba marcado por la forma de vida que tuvo la persona. Al inframundo lo llamaban Mictlán, y Mictlantecuhtli era el señor de la muerte. Para los mexicas, el Mictlán era el lugar de los muertos, donde durante cuatro años pasaban por un proceso de 9 niveles u obstáculos que los difuntos debían superar para dejar el cuerpo y las emociones.

En el primer nivel había un río que las personas cruzaban con ayuda de un xoloitzcuintle, perro emblemático de nuestro país, después se metían a cuevas, escalaban montañas de obsidiana, resistían fríos vientos, perdían la fuerza de gravedad y recibían flechazos, entre otros obstáculos. El último nivel era el paso de nueve ríos y se encontraban con todas las emociones, en un proceso de purificación.

El ritual del Día de Muertos nos permite acercarnos sin miedo al destino final y reencontrarnos con los seres queridos. A la muerte se le tiene miedo, respeto, pero nos acercamos a ella, nos reímos para ocultar nuestro temor.

Ya sea que talles calabazas, que pidas dulce o truco, que te disfraces o adornes la casa con espectros de papel o bien que coloques una ofrenda en altar de papel picado, con flores, velas, alimentos o las bebidas que le encantaban a tus antepasados, te sugerimos que lo hagas con responsabilidad.

La pandemia sigue rondando todo el planeta… No festejes a la muerte con tentaciones.