Logo-TennisLife

Es raro que veas las palabras "introvertido" y "líder" en la misma oración. Después de todo, la percepción común es que los extrovertidos son excelentes oradores públicos y son excelentes integradores de redes, dos cosas que los directores ejecutivos y líderes de la organización deben ser y que los introvertidos no lo son.

Aproximadamente el 40 por ciento de los líderes en realidad son introvertidos; simplemente son mejores para adaptarse a las demandas situacionales.


La diferencia clave entre los extrovertidos y los introvertidos es el tipo de socialización que cada uno prefiere. A los extrovertidos les va bien con grandes grupos de personas y comparten rápidamente sus ideas y pensamientos con quienes estén hablando. Los introvertidos prefieren conectarse con personas en grupos pequeños o uno a uno y les interesa conectarse auténticamente con las personas a través de conversaciones en profundidad.

Los líderes introvertidos piensan antes de hablar. Incluso en conversaciones casuales, consideran los comentarios de los demás con cuidado, se detienen y reflexionan antes de responder. Aprender escuchando es un rasgo que los introvertidos demuestran constantemente. También utilizan su comportamiento tranquilo para ser escuchados en medio de todo el ruido y la charla de la organización.

De hecho, la persona más poderosa de la sala suele ser la más tranquila. Además, la tendencia de un introvertido a ser más medido con palabras es un activo importante en la economía actual, cuando ningún líder puede darse el lujo de hacer costosos errores.

Síguenos en Twitter
Síguenos en Facebook

© Copyright Magazine México 2018

Diseño y Desarrollo por Sinfoni